10 nov. 2012

primera transmisión televisiva



Xi Jinping, aproximaciones ( I ), 3 notas



Nueva cúpula, nuevo rumbo económico



El Congreso del Partido Comunista Chino no va a deparar muchas sorpresas a nivel político. El actual vicepresidente Xi Jinping será elegido secretario general del partido y presidente de la Nación y asumirá a partir de marzo por 10 años junto a una nueva cúpula del poderoso comité permanente del Politburó. El gran misterio, fuente de debates que ya se han cobrado más de un cabeza, es el rumbo que tomará la economía al fin de la década prodigiosa del actual presidente Hu Jintao. (nota completa)


Xi Jinping asume el liderazgo en China

Dagong, China y la guerra de las agencias crediticias







30 sept. 2012

reflexiones de la base ( I )



Se trata de llevar las cosas hasta el limite de lo posible, única forma conocida hasta ahora, para anclar en la realidad una transformación efectiva. En todo caso, de tener éxito, se estaría en condiciones de ir por los imposibles…e incluso asumir el riesgo de merecerlos. No se trata de justificar los errores o fracasos, a veces graves, sino de comprender el infinito camino de ricas contradicciones que plantea la acción política transformadora…..avanzando en múltiples direcciones con diversa suerte, gestionando lo que hay con las fuerzas disponibles,….acumulando masa y volumen político allí donde la correlación de fuerzas y la estrategia exigen y permiten el salto, el cambio, el quiebre. Se sabe la carencia, no se es inmune al dolor que todavía la injusticia provoca en millones de personas. Es precisamente ese impulso de la sensibilidad el que permite apreciar los costos sociales que toda grave modificación de la realidad supone y enseña. El gradualismo se nos impone casi como un bien sagrado de estos tiempos,…sin ingenuidades y con un sentido revolucionario. El tramo largo de la historia exige trabajo, paciencia, organización y sobre todo una gran asunción de humildad en el convencimiento de que son varias las generaciones que construyen y cada una tiene su tiempo, sus glorias y sus noches. Los antiguos le llamaban Trascendencia. 




9 jun. 2012

Apocalipsis - documental

Apocalipsis: la Segunda Guerra Mundial es un documental en color para las escenas bélicas, y en blanco y negro para las escenas del Holocausto Judío que relata el descomunal conflicto a través del trágico destino de quienes fueron a la guerra (soldados), quienes la sufrieron (civiles) y quienes la dirigieron (líderes militares y políticos)...

5 jun. 2012

Conmemoración 90º aniversario de YPF

YPF conforma su nuevo directorio



La combinación promete. La conducción “profesionalizada” de Miguel Galuccio, un ingeniero formado en YPF, luego perfeccionado en empresas internacionales, junto a cultores de un nuevo pensamiento económico en Argentina: Héctor Valle, Eduardo Basualdo y Axel Kicillof. A las condiciones técnicas de Galuccio para convertir a YPF en una empresa desarrollada y de punta, se agrega la capacidad de quienes expresan un nuevo modo de entender la política económica. Partidarios de un mayor activismo estatal, no se limitan a defender lo hecho, sino que reclaman y proponen lo que falta por hacer. (aca la nota)

Quienes son los directores
 

3 mar. 2012

baila conmigo


 Por Alfredo Zaiat
Empresas del Estado 

Los casos de estatización de empresas de servicios públicos manejadas por corporaciones privadas o de intervención estatal en algunas de esas firmas realizadas durante el kirchnerismo tuvieron motivos diferentes, pero en su mayoría fueron por incumplimientos de los operadores privados.
- El grupo Macri fue desplazado de Correo Argentino, entre otras razones, porque la firma no cumplió con el pago del canon que había prometido e incluso contabilizó como inversión el despido de 3 mil trabajadores.
- Los franceses de Suez fueron retirados del manejo del servicio de agua potable y cloacas del área metropolitana en marzo de 2006 por el “peligro potencial” a la sociedad al distribuir aguas contaminadas en el sudoeste del conurbano, último eslabón de una decisión manifiesta de no invertir en Aguas Argentinas.
- Los españoles de Marsans, que están siendo juzgados en su país por insolvencia, tuvieron que abandonar Aerolíneas Argentinas luego de años de vaciamiento de la línea de bandera.
- El manejo del espectro radioeléctrico por los franceses de Thales Spectrum pasó a manos del Estado en enero de 2004, por el incumplimiento de inversiones comprometidas por 300 millones de dólares.
- La administración de los recursos previsionales por bancos y compañías de seguros con AFJP fue suprimida, pasando el Estado a reparar un sistema jubilatorio de reparto solidario intergeneracional.
- La recuperación de los fondos previsionales de los trabajadores implicó además la administración de paquetes accionarios de 41 empresas, con porcentajes variados, que deriva en que 28 de esas firmas haya directores estatales.
- Se estatizó la ex fábrica militar de aviones de Córdoba, que estaba concesionada a la estadounidense Lockeed Martin, como también Talleres Navales Dársena Norte (Tandanor) y Yacimientos Carboníferos Río Turbio.
- El gobierno rescindió la concesión del ferrocarril San Martín en junio de 2004 e hizo lo propio con las líneas Roca y Belgrano Sur en mayo de 2007, del Grupo Taselli, en ambos casos por reiterados incumplimientos en la oferta del servicio.
- También nombró un interventor, que aún se mantiene, en Metrogas (Repsol–British Gas), Autopista del Sol (española Alberti y Sideco-Macri) y Transportadora de Gas del Norte (Techint). Esta semana se sumó TBA (grupo Cirigliano).
- Además de estatizaciones e intervenciones, mantuvo conflictos con los italianos de Telecom y los estadounidenses AES de Edelap, comprometiéndose a inversiones los primeros y vendiendo a un empresario local los segundos.
- Esto último formó parte de la voluntad kirchnerista de alentar la transferencia accionaria de operadores multinacionales a grupos locales, como Edenor (grupo Mindlin) e YPF (Eskenazi).
- Además creó la empresa estatal de petróleo Enarsa, AR-SAT (administra los recursos satelitales argentinos) y la fallida aérea Lafsa.
- Todavía falta concretar la rescisión del contrato del concesionario Belgrano Cargas SA (Unión Ferroviaria, La Fraternidad, Roggio, Emapa y Camioneros) y el traspaso de la gestión a las dos nuevas sociedades del Estado: la administradora de infraestructura (ADIF) y la operadora SOF.
- El único intento de estatización de una empresa privada del sector productivo fue el de la papelera Massuh, para preservar 600 puestos de trabajo y luego que la planta permaneciera parada durante cuatro meses, iniciativa que fracasó.
Este necesario repaso describe la flexible y variada estrategia del ciclo kirchnerista en la sostenida intervención estatal en privatizadas, que promete otros capítulos debido a los límites que se manifiestan en áreas con modelos mixtos híbridos (regulación de tarifas, subsidios e inversión estatal con operadores privados), como el energético o el de transporte. Ese esquema emergió de la crisis y se fue extendiendo hasta que en determinados casos tuvo un corte abrupto, y en otros continuó acumulando tensiones que, como hoy se observan, terminan estallando.
Esa vía de acción se revela insuficiente en la actualidad por la propia dinámica que exige una política de desarrollo, y con la particularidad de actores económicos locales acostumbrados a la fuga de capitales más que a emprender inversiones, en una lógica financiera más que productiva. Esto plantea el lugar que ocupan y pasarán a ejercer las empresas del Estado en la economía y los fondos públicos necesarios para, en algunos casos, recuperar y ampliar servicios públicos esenciales para la población.
En el reciente documento Empresas del Estado. Errores del pasado. Soluciones a futuro, publicado por el Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales, los investigadores Santiago Re Crespo, Alfredo Schclarek Curutchet y Lucas Ariel Torres señalan la importancia de las empresas estatales por su capacidad de coordinar el comportamiento de varios actores privados y públicos. Explican que “existen actividades económicas que por sus características tecnológicas requieren de la inversión simultánea de varios agentes, para que las mismas sean rentables individualmente. Además hay proyectos de inversión individuales que terminan beneficiando a una gran cantidad de empresas. En este caso, el Estado puede tomar un papel protagónico al coordinar expectativas y comportamientos a través del involucramiento activo de las empresas del Estado y de esta manera facilitar a los agentes privados realizar las inversiones necesarias”. Apuntan, además, que existen algunos bienes y servicios que por su naturaleza tienen una utilidad social, pero no generan ningún tipo de incentivo económico para que el sector privado los provea, tornándose necesaria, entonces, la participación del Estado.
El pensamiento conservador sostiene que las empresas estatales son ineficientes, deficitarias y poco competitivas, proponiendo entonces la privatización. De hecho, la reforma de los ’90 fue justificada con esos argumentos, y hoy las críticas para erosionar la intervención del sector público son las mismas. Sin embargo, muchos países tienen empresas estatales como una herramienta fundamental en sus estrategias de desarrollo. Esos investigadores definen que el accionar de esas compañías resultó fundamental para afianzar la presencia del Estado en todo el territorio nacional. Fueron actores destacados en la creación de tecnología y conocimiento nacional aplicado, y han tenido un papel primordial en la producción de bienes de capital e intermedios, propiciando la creación de valor y riquezas de forma complementaria y subsidiaria al sector privado.
Aportando elementos para el actual debate en el área energética, afirman que las empresas públicas existen por varias razones y, en algunos casos, no resulta conveniente que sean sustituidas por firmas privadas. En primer lugar, las privadas, por lo general, prefieren no invertir en planes a largo plazo, necesarios para el desarrollo productivo. “En nuestro país podemos comprobarlo con la falta de energía eléctrica, gas, nafta y gasoil. Recursos estratégicos que hoy escasean por falta de inversión en estos sectores”, indican. Este argumento se complementa con que las multinacionales definen sus programas de inversión, no sólo teniendo en cuenta su situación particular en un país sino como parte de su plan estratégico global. Para concluir que “esto significa que no siempre las necesidades de inversión de un país se alinean con los planes globales de las empresas multinacionales. Un ejemplo de esto es el reciente comportamiento de Repsol YPF”.

28 feb. 2012

habla la presidenta compañera Cristina - a 200 años...





             
                                                                          

23 feb. 2012

la voz de Luis

                                                                                  

la casa jaguar, chaco


Por Adan de Ucea 
Alvaro Garcia Linera: "El pueblo boliviano vive la mayor revolucion social"

Anoche, doña Dana de Acué me convidó con lo que estaba leyendo. Hace dos semanas, Luis Hernández Navarro entrevistó al Vicepresidente de Bolivia, el matemático y sociólogo Álvaro García Linera. Enlazo la publicación desde el sitio del periódico “La Jornada” de la UNAM, aunque transcribiré los párrafos que íbamos acotando. De ninguna manera con máximas sociológicas específicas porque sería irreverente con García Linera, sino acerca de ciertas relaciones con nuestra coyuntura y la del subcontinente. 
Estaría bueno que la leyeran aquellos y aquellas que creen que lo único que pueden aprender de un bolita de la inmigración descontrolada es que las naranjas no se tasan por peso. Hay tanto burócrata metropolitano confuso que se cree superior al verdulero mientras compra verdura en el quiosco o se suscribe para asegurarse que la recibirá a diario en la puerta de su casa, que tienta mostrarles a un bolita blanquito y formado, competente y con glamour, criterioso y con linaje.
Un poco con sorna petardista y otro poco emulando su frívola y discriminadora idiosincracia con bajo sentido de la autopercepción, daría parte de mi tiempo para ver sus caras comparando a Álvaro García Linera con Mauricio Macri Blanco Villegas. Ha de sentirse casi humillante para la derecha convencida y sus satélites, parangonar a su inepto y corrupto referente con un tipo que no sólo lo revuelca en todo sentido, sino que encima de distinguido y solvente es boliviano, indigenista ¡y de la izquierda latinoamericana! En una disertación, al conejo negro no lo salvaría ni el soplacanu ni una patota de Duranes Barbas ni docenas de power points… Semejante a lo que pasaría si el hijo que vive de Franco debatiese con la señora de enfrente y otros representantes sociopolíticos, aunque hay auditorios a los cuales -está visto- no les entran balas ni razones, no los impactan los compromisos comunitarios ni las ideas nacionales y populares.
Bueno, vayamos a la entrevista y sus corolarios. (post completo y original)

municion manolistica......musica para infanteria

Por Manolo (del blog deshonestidad intelectual)

Los Herederos del Peronismo, Derrotas Culturales en la Guerra de Religiones.

 

Durante el último ¼ de siglo Chile fue el Modelo a imitar; según la Hegemonía realmente existente en la Argentina.
Las Izquierdas y Progresismos argentos, suspiraban por las Derechas y Conservadurismos transandinos, cultos y refinados; como todos aquellos que vienen de los “bien nacidos”.
Mientras que ¿nuestras? Derechas y Conservadurismos; no se cansaban de señalar lo bien educados, y por lo tanto perfectamente “ubicados”, que eran los miembros de la Concertación Chilena; tan "bien
pensantes" ellos.  
¡¡¡Belleza!!!, como diría el Bambino Veira, mientras su mano se desliza por nuestra espalda.
Desde hace un par de años, el pueblo chileno vive preguntando a su Clase gobernante, que según el relato querían alcanzar el mismo estatus de USA, Suecia, Suiza o Nueva Zelandia; según la tribu política a la que pertenecían.
Pregunta, decía, ¿por qué en el País mas retobado e indecente de Sudamérica, se vive mejor que en el País Modelo para el Continente?
Dos generaciones sacrificios, para estar peor que aquellos que descendieron al infierno no una, sino dos veces; 1989 y 2001, en ese mismo lapso.
Al actual “Argentina adóptanos”, de Aysén, hacer clic en la imagen, para la nota de El Mercurio, hacer clic aquí.
Se le suma el explicito conflicto de Magallanes, hacer clic aquí.

"Magallanes en paro. Firmes. Dignos. ¡Chilenos! No nos ganarán, y si no, ¡Cheeeeé! ¡Nos vamos al otro lado del alambre! ¡Viva Chile!", escribió el parlamentario en su cuenta (@MiodragDiputado), dando a entender que, de no lograr revertir la medida, Magallanes podría volverse territorio argentino.
Julio Burdman, escribió el 18 de febrero; hacer clic aquí:
“El “pueblo” de los populistas no es esencialista, sino que responde a un objetivo político.

Este fue uno de los errores fundamentales de quienes quisieron comparar a los populismos latinoamericanos con los fascismos europeos.

Haciendo una mala analogía contrafáctica, podríamos decir que bien lejos de las manifestaciones nacionalistas uniformes de los nazifascismos de los ‘30 y ‘40, el peronismo y otros populismos latinoamericanos de los ‘40 fueron una gran unión de los excluidos por aquellas manifestaciones.

Y desde entonces, siempre fue incorporacionista.

En todas sus variantes, el peronismo fue favorable a una inmigración abierta.

Aún hoy, en un mundo en el que los países tienden a cerrar sus fronteras a la inmigración.

Es, también, un partido que se identifica con los avances civiles y sociales logrados por otras comunidades excluidas, como las mujeres, los inmigrantes de países limítrofes, los homosexuales y, lentamente, los pueblos originarios.

Finalmentre, otra política histórica del peronismo que se contrapone por definición al nacionalismo, es su integracionismo.

Durante el primer peronismo, aún cuando no se lograron avances concretos en la materia en comparación con el Mercosur –firmado en 1991 por un presidente peronista, en este caso globalista, como fue Carlos Menem–, se desarrolló una doctrina de orientación a la integración regional que perdurará hasta nuestros días.
En suma: el peronismo en nada se parece a un nacionalismo europeo.

Estos últimos movimientos se caracterizan por una visión restringida de la población, su oposición a la inmigración y la integración regional, y una desconfianza hacia los países vecinos.

Contrariamente, el peronismo siempre fue partidario de la inmigración y la integración regional, y su visión acerca de la población es dinámica y populista- incorporacionista.

El nacionalismo territorial ofensivo argentino siempre actuó bajo el gobierno de grupos políticos herederos de la tradición nacionalista argentina, y ello incluye a la Guerra de Malvinas, engendrada por la última dictadura militar y antiperonista.

El peronismo es populista, con todo lo que ello implica.

Tal vez Kant debería renacer para escribir “La Paz Populista”.
Es esa “Paz” que reclamaban en Tarija, con la “incorporación”, durante el conflicto de la Media Luna vs. Evo Morales; recordando que ellos, los tarijeños, firmaron la Independencia en Tucumán; mientras que Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y la Banda Oriental no lo quisieron hacer, por estar enfrentados Artigas y Buenos Aires.
Que conste que no es un cargo contra el Compatriota Oriental, un decidido defensor de la Independencia y la Voluntad de los Pueblos.
Como al peronismo no se le reconoce “identidad” ideológica, siempre primo la Praxis; se lo termino asociando a la “religiosidad popular”.
Una “vulgar” pretensión de Redención Social de las Masas, con estructuras llenas de “predicadores”, agresivamente militantes en su “celo misionero” por incorporar a la “ekklēsía”:

Donde no hay Griego ni Judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni Scytha, siervo ni libre; mas Cristo es el todo, y en todos”.
Col 3, 11 (TR1894 y RVA)
Como las llamadas Religiones Universales por Toynbee, producto de la rebelión del Proletariado Interno frente al despotismo de las Minorías Dominantes.
Mas cercana, por su estructura descentralizada, a la Meca que al Vaticano; sin “clero” establecido, que lo diferencia del Budismo y el Hinduismo, en sus devociones populares.
Una Maquina de Guerra Nomádica en permanente lucha, e intercambio de “fluidos” con la Maquina Administrativa del Despotismo; como expresaba Deleuze. 
 “Hay grupos enteros que se escapan, que se nomadizan: no como si retornasen a un estadio anterior, sino como si emprendiesen una aventura que afecta a los grupos sedentarios, la llamada del exterior, el movimiento.

El nómada, con su máquina de guerra, se opone al déspota con su máquina administrativa; la unidad nomádica extrínseca se opone a la unidad despótica intrínseca.

Y, a pesar de todo, son fenómenos tan correlativos y compenetrados que el problema del déspota será cómo integrar, cómo interiorizar la máquina de guerra nómada, y el del nómada cómo inventar una administración del imperio conquistado.

En el mismo punto en el que se confunden, no dejan de oponerse.

El discurso filosófico nació de la unidad imperial, a través de muchos ava­tares, los mismos que conducen desde las formaciones imperiales hasta la ciudad griega.

E incluso en la ciudad griega el discurso filosófico mantiene una relación esencial con el déspota o con su sombra, con el imperialismo, con la administración de las cosas y de las personas (se encuentran todo tipo de pruebas de ello en el libro de Léo Strauss y Kojève sobre la tiranía) (e).

El discurso filosófico siempre ha permanecido en una relación esencial con la ley, la institución y el contrato que constituyen el problema del Soberano, y que atraviesan la historia sedentaria que va de las formaciones despóticas hasta las democráticas.

El «significante» es en verdad el último avatar filosófico del déspota”.
El francés, ¿repite al judío fariseo, ciudadano romano y culturalmente griego, Saulo de Tarso en Col 3, 11?

“La anarquía y la unidad son una sola y misma cosa, no la unidad de lo Uno, sino una más extraña unidad que sólo se reclama de lo múltiple”.
El Senex del peronismo, en su afán de “Legitimar” a lo/as “Ilegitimo/as”; ¿traduce a “criollo”, bien "mestizo y mulato”, la predicación del Profeta Mahoma en pleno desierto hace casi 1500 años?  

"Los Musulmanes, las Musulmanas, los creyentes, las creyentes, los que oran, las que oran, los verídicos, las verídicas, los constantes, las constantes, los humildes, las humildes, los limosneros, las limosneras, los que ayunan, las que ayunan, los recatados, las recatadas, los que recuerdan, las que recuerdan constantemente a Dios, a todos estos Dios les ha preparado un perdón y una enorme recompensa."
Surat 33 Ayat 35 del Corán, hacer clic aquí.  
Ya se, que algunos de los lectores, se quejaran de este afán apologético, mas digno de un sermón que de un Análisis Intelectual; pero no hay que olvidar que solo soy un simple predicador en el Bazar, que nunca será reconocido por los ámbitos recoletos de la Catedral.
Lo mío es lo Horizontal de las muchedumbres, más que lo Vertical de lo “certificado” como Erudito, de y para esos mismos Eruditos.  
Los Simples, los Vulgares, me toman como lo que soy; un faquir hace malabares con los “sacrosantos” significantes; y se regocijan con el estupor de los que miran desde la torre de la Catedral.
Un simple, “Che, boludo, decilo en sencillo”; es suficiente para llamarme a la realidad del Bazar, al que pertenezco.
Por eso, en sencillo; mientras “nuestras” Intelligentsias de Izquierdas y Derechas, cogotean desesperadamente para pensar y explicar lo que esta sucediendo en el aquí y ahora de la globalización.
Las masas de compatriotas de la Patria Grande, más allá de las fronteras de la Argentina, siguen el Axioma Zen.
“No lo pienses, actúa.
No lo digas, hazlo”.
Y su acción es que quieren ser como lo peor de los “Ches”, peronistas; para horror de bien nacidos y bienpensantes. (aqui el post original)

11 feb. 2012

generaciones vencedores-vencidos


Y ahora tiro yo, porque me toca
En este tiempo de plumaje blanco
Un mudo con tu voz, y un ciego como yo
Vencedores vencidos!

Te has fugado!
Me hago humo!
Den la alarma!
Ensayo general para la farsa actual,
Teatro antidisturbios.

Se rompe loca mi anatomía
Con el humor de los sobrevivientes
De un mudo con tu voz
De un ciego como yo
Vencedores vencidos!

Leyendo diarios en un baño turco
Empañando ray-ban's, mascando un hueso
Tu perro, un perro cruel
Con la costumbre de no contentarse con los restos.
Overjero que descansa en manto negro!
Ensayo general para la farsa actual,
Teatro antidisturbios.

En este rollo de monos de polvo
Hemos perdido el rastro unos minutos
Un par de monos más (unos terrícolas)
Vencedores vencidos!
Buena suerte! y más que suerte! (sin alarma ...)
Me voy corriendo a ver que escribe en mi pared
La tribu de mi calle. la banda de mi calle!


10 feb. 2012

MALVINAS, presentacion del canciller ante la onu



 
                             








                                      









8 feb. 2012

poema para homicidas



Febrero Funebrero
No irán mas a tus costas, donde todo es predecible, hipotético, infinitamente anclado en pasillos y veredas jadeantes de sonrisas vanas, presuntuosas como mentira, solitarias como el oxido. Ya no irán mas a tus costas cuando por fin desate el fuego acumulado en el viaje sideral de tu tiempo y tu mirada. Cancerbero guardián del luto ajeno, de pómulos rojos y de manos negras. El silbido del halconero me despierta cuando la noche se encapota sobre la sordidez viviente de la ciudad puta. Y el halcón ojea tu pus inquieta de moda, plata y avatares. Ya no ira nadie a tus costas cuando por fin acabe mi matanza celestial sobre tus lugares, tus joyas y tus horas, tu imagen limpia y barata de estiércol recién comprado. Cuando acabe ya poco encontrara sentido…..acaso, algún rezago, filo de luz que con pereza y cobardía ilumine las ruinas de tu eternidad….Oh!...patria mía.

7 feb. 2012

M A L V I N A S democracia y soberania



creer, he alli toda la magia de la vida

( Raul Scalabrini Ortiz )

No catalogue vacío de sentido a lo que en el interior
de este libro llamo “espíritu de la tierra”.
Si por ingenuidad de fantasía le es enfadoso concebirlo,
ayúdeme usted y suponga que “el espíritu de
la tierra” es un hombre gigantesco. Por su tamaño
desmesurado es tan invisible para nosotros, como lo
somos nosotros para los microbios. Es un arquetipo
enorme que se nutrió y creció con el aporte inmigratorio,
devorando y asimilando millones de españoles,
de italianos, de ingleses, de franceses, sin dejar
de ser nunca idéntico a sí mismo, así como usted no
cambia por mucho que ingiera trozos de cerdo, costillas
de ternera o pechugas de pollo. Ese hombre
gigante sabe dónde va y qué quiere. El destino se empequeñece
ante su grandeza. Ninguno de nosotros lo
sabemos, aunque formamos parte de él. Somos células
infinitamente pequeñas de su cuerpo, del riñón, del
estómago, del cerebro, todas indispensables. Solamente
la muchedumbre innúmera se le parece un poco. Cada
vez más, cuanto más son.
La conciencia de este hombre gigantesco es inaccesible
para nuestra inteligencia. No nos une a él
más cuerda vital que el sentimiento. Cuando discrepemos
con sus terminaciones, quizá en el corazón
tengamos una avenencia.
                                    
LA GOTA DE AGUA
Acuidad avizora y vocación sin desfallecimientos
deben sostener al que procure indagar
las modalidades del alma porteña actual.
Y digo actual, porque se me ocurre una irreverencia
macabra la de andar desenterrando tipos
criollos ya fenecidos —el gaucho, el porteño colonial,
el indio, el cocoliche— cuya privanza inalienable,
aquella que no es mera caricatura o pintoresco
señuelo de exotismos, pervive y revive en
la auscultación clarividente de la actualidad. En
el pulso de hoy late el corazón de ayer, que es
él de siempre.
La tarea es desalentadora. Muchos hábiles y
bien pertrechados investigadores de almas se resignaron
a distraernos de su fracaso, connotando
las peripecias de sus frustradas tentativas, y algunos
incurrieron en la ligereza de negarle a Buenos
Aires, y por lo tanto a la república, una arquitectura
anímica completa e inconfundible. Razones
étnicas y simples traspasos de criterios, y
no verdaderas comprobaciones de realidad informaron
esos pareceres apresurados.
Su penetración no alcanzó a revelarles uno de los más extraordinarios
poderes de Buenos Aires: su facultad
catalíptica de las corrientes sanguíneas».
Excúseseme esta imagen que utilizaré seducido
por su valor de persuadir. Dos gases son el hidrógeno
y el oxígeno, y en ser dos gases distintos
se obstinan por mucho y muy enérgicamente que
se los mezcle. Podrán variarse las proporciones,
batirlos, trasvasarlos, presionarlos, y los dos gases
seguirán irreductiblemente aislados ante la pericia
del químíco. Pero un agente cataléptico —una
esponja de platino, una chispa eléctrica— determina
su inmediata combinación en un compuesto
cuyas propiedades rechazan toda relación de parentesco
con los progenitores: el agua. El porteño
es, una combinación química de las razas que alimentan
su nacimiento. El porteño es esa gota de
agua, incolora, inodora e insípida que brota en el
fondo del tubo de ensayo o que el cielo envía para
que la tierra fructifique.
Porque es entrevero de impertinente causalismo,
ignoraré por ahora la residencia de esa facultad y
lio, me arriesgaré a dilucidar si proviene de la facilidad
de subsistencia, de la superabundancia de
alimentos, del contagio de la soledad de los hombres
que llegaron solos tras una felicidad que se
les escabullía de las manos, de la proximidad de
la muerte y del tiempo que pasan rozando la llanura,
de la instabilidad de los azares o del agobio
de su cielo demasiado. Con virgen encantamiento
de niño, me abandonaré ahora a la contemplación
del mundo que se refleja en esta gota de agua que
rehila entre mis dedos.
La expedición es riesgosa. No hay accesorios
que puedan adquirirse a bajo precio: croquis que
admitan un retoque, despliegues de almas perfeccionables.
Todo lo porteño, el observador debe
extraerlo de esa veta rebelde y subterránea que el
espíritu forma bajo los hechos. Debe descubrir
las escenas, como quien descubre una gema; sopesar
los caracteres, inventar nuevos patrones de
medición; despojar al criterio de los engañosos
convencionalismos europeos, pescar las palabras
definidoras; formar hombres prototipos, superponer
manías individuales para trazar en la manía
envolvente la necesidad colectiva que las involucra
a todas. Bucear en el ambiente, y sentir
y pensar y actuar, a pesar suyo, como uno cualquiera,
viéndose y estudiándose vivir. Ser conejito
de indias y experimentador, simultáneamente.
Padecer y gozar, clasificando el padecimiento o
el goce en personal y genérico y así incansablemente,
para despellejar y mirar más de cerca a
los tipos apócrifos: el malevo, el patotero, el
hincha...
Construirlo todo, todo, y he allí lo desalterador,
hasta la misma realidad. La que el porteño muestra,
es su mentira. Al conferirlos, el porteño desvirtúa sus sentimientos más nobles por inspiraciones
de un raro pudor; sus ideas, por impropiedad
de sus medios comunicativos. Sirva de paradigma
el piropo, connivencia sin permutas corporales
entre el hombre y la mujer.








 

(fuente: www.elortiba)

El hombre porteño practica el lenguaje
con la iniciativa verbal de un niño. Crea o inhuma
vocablos, los retoca para acomodarlos, o los
refuga sin contemplación. Retasa el palabrerío
huero y mitiga la oquedad resonante del idioma
castellano. El porteño desconfía de las palabras
que en los libros se incautan. Las que él emplea,
las quiere rebosando intuiciones, sensaciones directas,
imágenes vividas y no rótulos de definiciones.
En los vericuetos de su desconfianza, el hombre
porteño presume que todo lo que se denomina
se momifica, y que no hay palabras tan grandes
como para empavesar toda la vida con ellas. Presume
que lo no dicho, lo que nadie podrá decir,
es incomparablemente superior a lo expresado.
Presume, tasándolo en sí mismo, involuntariamente,
que todas las dudas de Hamlet son tonterías
retóricas ante el cúmulo de perplejidades que se
arremolinan, se ciernen y se desvanecen en el
más mínimo instante de la vida de cualquier patán. El hombre porteño tiene animadversión
a las síntesis, porque, según él, nada es malo ni
bueno mientras no se lo designa. Por eso, es
hombre de pocas palabras, que calla sin otorgar,
hombre que se resiste a destruir la unidad de sus
sentimientos y de sus percepciones y envasarlos
en esas estrafalarias cajitas llenas de traiciones
que son las palabras.
Las palabras son juguetes peligrosos. El porteño
las manipula, las baraja, se divierte con ellas,
le gusta oírlas tejidas en frases, pero él no las
emplea como mediadoras de asuntos importantes,
es decir, no las emplea para clasificar a sus semejantes,
al hombre. Con un cuidado inconsciente
y sorprendente, evita anatematizar las personas,
lapidarlas con adjetivos irrevocables. Sopesa las
acciones y no los ejecutores. De preferencia, dice:
“Jugó bien” y no “Juega bien”. “Fue generoso”
y no “Es generoso”.
Su afán de no inmovilizar lo humano, de no
estructurarlo, ha creado un lenguaje de más en
más esotérico e irreproducible en la escritura, en
que la vida puede derivar sin estrellarse contra
las palabras que la van registrando. Emplea voces
más semejantes a interjecciones que a legítimas
palabras. Son vocablos sin convicción, ambiguos,
equívocos, cuya traza varía entre antagonismo e
incompatibilidades preceptúales muy cercanas al
absurdo.







5 feb. 2012

Un modelo agotado

Por Horacio Verbitsky


El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, alcaide mayor Ricardo Casal, montó un apurado show publicitario para defender un modelo de gestión policial y penitenciario agotado, que en pocos días produjo dos episodios tremendos, con sendos asesinatos de hombres pobres jóvenes: el asesinato de un pibe en Florencio Varela por una organización de narcos con protección policial y la muerte a golpes y patadas por funcionarios del Servicio Penitenciario Bonaerense de un joven detenido en la cárcel de San Martín. Ambos fueron esclarecidos con la injerencia del gobierno nacional, junto con organizaciones de Derechos Humanos y/o de militancia política y barrial, y señalan un modelo distinto de gestión que cuestiona en la práctica a Casal. La apuesta del ministro es que los crecientes niveles de violencia extra e intramuros generen adhesión en otros sectores de la sociedad, asustados por la psicosis de la inseguridad y tolerantes con cualquier medida de discriminación represiva contra la población penitenciaria o la de los barrios humildes de los que proviene ese ganado humano.

Con Z de zonzo

Ambos casos coincidieron con el tercer aniversario de la desa-parición de Luciano Arruga y el primero de los asesinatos cometidos en José León Suárez, siempre por personal de la bonaerense. Casal obstruyó la investigación sobre Arruga, al retacear el uso del único geo-radar del país en un terreno en el que se presumía estaba sepultado Arruga y sobre el que avanzaba la construcción de un edificio. También inventó una versión fantástica sobre una banda criminal que habría hecho descarrilar el tren en José León Suárez para saquearlo. El viernes, Scioli dijo que los asesinos habían sido “dos policías irresponsables”, lo cual implica desconocer la cadena de responsabilidades que según la investigación del CELS alcanza por lo menos a sus superiores que programaron y coordinaron la agresión y luego falsearon los hechos para encubrir lo sucedido. Entre ellos están los comisarios Mario Briceño y José Antonio Cortez, ambos confirmados y el primero ascendido por Casal.
El mismo patrón de falseamiento de los hechos se propuso ahora, en Florencio Varela y en la cárcel de San Martín, pero la participación federal se lo impidió. Apeló entonces al segundo capítulo del manual. Cada vez que queda en evidencia la vinculación de funcionarios policiales o penitenciarios con redes delictivas, Casal recurre para taparlas a otras formas de ilegalidad, de mayor consenso social. Centenares de efectivos caen de madrugada sobre un barrio popular, allanan domicilios con o sin orden judicial, rompen puertas y muebles, maltratan a mujeres y niños, detienen a decenas de personas por averiguación de identidad, con lo que complican su situación laboral, y hasta colocan armas y sustancias estupefacientes, que luego se presentan como decomisados en el megaoperativo. Esta vieja práctica policial de “hacer estadística”, inflando números de cualquier manera, ha sido elevada a la categoría de instrumento político. Esto fue evidente este jueves, cuando además de acompañar a Casal en la revista de las armas y vehículos secuestrados y anunciar un nuevo golpe contra la droga y el crimen organizado, Scioli inauguró las refacciones de un polideportivo, entregó equipamiento médico y escrituras de viviendas, y firmó créditos para diversas obras. Los casos imaginarios más recientes ocurrieron en diciembre, cuando el gobierno provincial anunció que había secuestrado el mayor cargamento de cocaína de la historia y detenido al segundo jefe del cartel mexicano de Los Zeta. En realidad se trató del bluff más grande de la historia y las únicas Z son las del zonzo que pensó que semejante invento podría pasar sin consecuencias. La comunidad de inteligencia nacional e internacional no tenía registrado a ese presunto jefe de la organización más observada, no había pedidos de captura vía Interpol, ni actuaciones previas de la bonaerense sobre él. Una agencia estadounidense envió una delegación a la Argentina para verificar de qué se trataba. El tema fue sepultado en el olvido y el comisario general Roberto Castronuovo, que había sobrevivido al caso Candela pese al involucramiento de uno de sus confidentes, perdió su lugar en Investigaciones.

La muerte de El Pelado

El 11 de diciembre, Santiago Mont invitó a subir a su auto para tomar unas cervezas a Carlos Gabriel Fretes, El Pelado, de 22 años. Ambos eran vecinos en el barrio Agustín Ramírez, de Florencio Varela, que surgió hace casi veinte años de una larga lucha popular por la tierra. El cuerpo del Pelado apareció al día siguiente en un descampado de Longchamps, con signos de crueles torturas, tajeado, quemado y con la cabeza partida con una mole de concreto. Una organización ejemplar de la zona, el Centro Angelelli, que edita un periódico, prepara una radio y organiza una red de centros comunitarios en los distintos barrios de Varela, atribuye el crimen a una organización de narcos, con protección policial y ramificaciones políticas. El abogado del Centro Angelelli, José Luis Callegari, conocía al hermano mayor del Pelado, el militante social Lisandro Fretes, de 28 años. Montt era el lugarteniente del capo de la red de comercialización de estupefacientes, el puntero político Américo Claudio Mena, quien también controlaba varias cocinas en comercios del barrio. Luego de una detención por homicidio, Mena llegó desde Lanús, donde su referente político fue Manuel Quindimil. Mena y Montt viven calle de por medio, en las únicas casas ostentosas de un barrio cuya única necesidad satisfecha es tener un nombre. Los autos y camionetas de lujo con hombres mayores bien vestidos y adolescentes pobres superproducidas son los indicios ostensibles de la venta de drogas y la prostitución infantil, que constituyen el ominoso horizonte de la juventud. Nadie puede entrar ni salir del barrio sin conocimiento de la comisaría 2ª de Varela, cuyo jefe llevaba allí 14 años, algo imposible sin un acuerdo extralegal. Mena, quien disputó la conducción de una asociación vecinal, a través de la cual se vinculó con el Director de Integración Comunitaria, Jorge Roldán, acusaba al Pelado por un robo de dinero y drogas de su casa. Cinco meses antes habían tenido un incidente en la calle: Mena le pegó, le reprochó haber dicho que era un narco y dijo que había querido robarle un camión. Callegari puso el caso en conocimiento del CELS. En varias reuniones con vecinos, dos de sus directores, Paula Litvachky y Diego Morales, reconstruyeron los hechos. La clave fue Lisandro Fretes, quien se reconoce como heredero de las luchas por la tierra que protagonizó su padre. Lisandro recorrió casa por casa del barrio en busca de testimonios y logró hablar incluso con los pibes y las chicas que estaban en la casa de Montt, cuando torturaron al Pelado para que confesara una delación que negaba haber cometido. Varios testigos contaron que la noche siguiente al homicidio policías de la 2ª retiraron bultos de la casa de Mena durante un apagón que duró 15 minutos y los llevaron a la comisaría, en autos del dueño de casa que hicieron conducir a pibes del barrio. Allí esperaba Mena antes de fugarse. También hubo un intento de prender fuego a ambas casas. Junto con vecinos indignados, participaron desconocidos. La fiscal de Lomas de Zamora, Mariana Monti, había ordenado custodiar la casa de Montt, donde mataron al Pelado, pero la policía la desguarneció. Lisandro Fretes contuvo a sus conocidos y los organizó para que impidieran que en el tumulto alguien contaminara pruebas del crimen. Esta historia fue narrada por sus protagonistas al vecino más famoso de la zona, el flamante vicegobernador Gabriel Mariotto, quien visitó la humilde casa de los Fretes en enero. Llegó junto con los senadores Cristina Fioramonti de Kunkel, Santiago Carreras (de La Cámpora) y Sergio Berni y los representantes del Centro Angelelli y del CELS. El intendente Julio Pereyra había recibido a la familia Fretes pero sin permitir que ingresaran los abogados del CELS ni del Centro Angelelli. Pereyra ofreció una reunión con el comisario de la 2ª, pero Lisandro la rechazó. Se refirió a los problemas que tuvieron con la policía todos los vecinos que denunciaron a Mena, al nulo resultado de todos los allanamientos, al funcionamiento de varios bares para la venta de drogas que nunca fueron molestados por la 2ª y a los pedidos de coima denunciados por 18 comerciantes. Inquieto desde el comienzo, Pereyra llamó entonces al jefe distrital de la policía de seguridad y dijo que si en esa instancia no se resolvía el caso, él hablaría con el gobernador. Prometió iniciarle un sumario a Roldán y se quejó de que nadie le había informado de sus relaciones con Mena ni de las prácticas de la comisaría 2ª. Una vez que Pereyra se retiró, el Secretario de Gobierno recibió la información sobre las necesidades edilicias y de iluminación de los barrios que le transmitieron Fretes y Callegari. Sabía que el CELS había pedido a Mariotto que recibiera a la familia. “El caso es grave y justifica una amplia intervención política”, le respondió Diego Morales. Después de escuchar a Fretes, Mariotto reclamó la intervención de la comisaría 2ª, de la que ya había sido relevado el jefe de calle, Leonardo Druille. El subcomisario, Tomás Rudakoff, había atribuido el asesinato a una pelea entre bandas de narcos. El subsecretario Operativo de Seguridad, Emiliano Baloira, le dijo que sólo dejaría al comisario Roberto Alvarez Damelio, hasta que negociara la entrega del prófugo Mena.
–Ninguna negociación o lo hago público –le respondió Mariotto.
En ausencia de Casal, de vacaciones, Baloira lo consultó con Scioli, quien le ordenó acatar las indicaciones de Mariotto. La comisaría fue intervenida y todo su personal relevado. El vicegobernador hizo algo más: solicitó a Nilda Garré cooperación federal para hallar a los prófugos. Con la información provista por la Gendarmería, que también proveyó en forma transitoria seguridad al barrio, Mena y Montt fueron detenidos en un par de días. Santiago Montt, asistido como defensora por Mariana Pagani, una abogada próxima a Casal, declaró que al Pelado lo mató Mena. Acaso la fiscal Monti avance sobre Roldán más de prisa que el sumariante municipal. La visita pública de Mariotto y Sergio Berni a Nilda Garré el jueves 26 de enero fue para agradecer el apoyo de Gendarmería que completó la resolución del caso. Pero no sólo. Lo sucedido en Varela marca un modelo de intervención territorial que podría replicarse en otros lugares del conurbano.

Diez a uno

Nada será simple, sin embargo. Dos días después, el sábado 28 de enero, una decena de penitenciarios asesinaron a puñetazos y patadas a Patricio Jonathan Barros Cisneros, de 26 años, detenido en la Unidad 46, del sórdido complejo penitenciario de San Martín. Su hermano Diego denunció el año pasado que el personal del SPB sacaba a los detenidos a robar para ellos. En el horario de visitas comenzaron a golpear a Patricio en el patio, a la vista de otros presos y de su propia esposa, Alejandra Gisela González, de 18 años, embarazada. Estaba enojado porque no les permitieron verse en un sitio con mínima privacidad y no ante todos. La piba, que tuvo que aguardar cuatro horas antes de que le permitieran ingresar, fue forzada a salir a la calle y poco después le informaron que su esposo se había suicidado. El prefecto mayor Leonardo Jorge Dziata escribió en el parte oficial que Barros Cisneros esgrimió “un elemento punzante”, mientras le gritaba el encargado:
–Dame visita en una de las celdas porque te voy a cagar a puñaladas. Según la historia oficial, Barros intentó tomar como rehén al adjutor Rodrigo Chaparro quien “procedió a entablar un diálogo” para que “depusiera su actitud hostil”. Como no lo consiguió, “tuvo que utilizar la fuerza mínima e indispensable”. Esto lo enardeció contra el personal que, para controlar la situación, “tuvo que utilizar elementos de sujeción (esposas) y gas pimienta (PPQ)”. Aun así, “una vez reducido”, Barros “logra zafarse” y, “sin mediar motivo alguno, comienza a golpear su cabeza fuertemente contra la rejas para luego caer pesadamente contra el suelo”. También firman el parte tres detenidos que realizaban tareas de limpieza, peluquería y cocina.
La autopsia desmiente la pretensión del suicidio: Barros tenía más de treinta golpes en el cráneo y el rostro, con hundimiento del globo ocular izquierdo y decenas de lesiones en brazos y piernas, “compatibles con mecanismo de defensa frente a un ataque”. Según el médico penitenciario Federico Woodgate la muerte de Barros obedeció a un “paro cardiorrespiratorio”. Esto equivale a decir que está muerto porque se murió, ya que cuando alguien muere por cualquier causa su corazón se detiene y su respiración cesa. Woodgate deja las generalidades y se torna minucioso cuando describe las heridas punzocortantes y las escoriaciones en detalladas partes del cuerpo de Chaparro.
Los familiares que visitaban a otros detenidos llamaron al secretario de Ejecución Penal de la Defensoría General de San Martín, Juan Manuel Casolati, quien fue a la cárcel. Volvió el lunes con el Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial por la Memoria, que todos los años publica un minucioso informe sobre la situación en las cárceles bonaerenses, y el CELS. De las 120 personas privadas de su libertad que entrevistaron, ni una aceptó la versión oficial. Dijeron que el lugar estaba repleto de penitenciarios, que se entrenan con pesas en la propia unidad, y que portaban escopetas, por lo que era inimaginable una agresión allí. Pero todos tenían terror de declarar. Aquellos que habían provisto la coartada al Servicio, el encargado de limpieza Martín José Matilla, el cocinero del Casino de Suboficiales Mario Pandianni y el peluquero Victoriano Acosta, fueron amenazados de muerte por los penitenciarios si se retractaban. Casolati pidió hablar a solas con el titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones 1 de San Martín, Carlos Insaurralde.
–Hablemos aquí en el patio –le respondió.
–Hay mucha gente que puede escuchar. Tengo elementos sobre una muerte, que involucran al personal –insistió el defensor.
–No me interesa, y no se qué hace usted aquí –lo cortó.
Tampoco se interesó por el caso el Director de Población del Ministerio, Alejandro Santecchia, quien estaba de recorrida por la unidad al mismo tiempo que la delegación del CELS y de la CPM. Santecchia era acompañado por las autoridades pero no entrevistó a los detenidos ni ingresó a Sanidad. Roberto Cipriano, del Comité contra la Tortura, vio allí a un hombre que se tapaba una traqueotomía con un dedo. La socióloga Anabella Museri, del CELS, observó a un carancho devorar una rata. En un pabellón con nueve celdas, de cuatro camas marineras cada una, había 67 detenidos que, en muchos casos, pasan 23 horas por día encerrados. Vieron un hombre con el cuerpo cubierto de forúnculos por la contaminación del agua y otro con dos dedos deformados por los golpes del SPB y la falta de atención médica. A un tercero le faltaba un brazo y estaba cubierto de pus. Varias cucarachas se treparon a los visitantes. El olor insoportable del basural también es inhumano para el personal penitenciario. La reja no había sido resguardada y del piso donde Barros cayó fueron lavadas las manchas de sangre.
En su oficio a la UFI 1, Casolati narró que cuando Barros cayó, le patearon la cabeza y los testículos gritando:
–Aquí mandamos nosotros. A solicitud del CELS, la ministra de Seguridad federal, Nilda Garré, dispuso trasladar a los tres testigos amenazados por el SPB a la sede de Gendarmería. Garantizada así su vida, los tres contaron la verdad al fiscal Insaurralde:
–Por favor, no me peguen más, está mi familia allí –llegó a decir Barros.
–Ahora pedí por favor –le contestaron y siguieron golpeándolo hasta que quedó inmóvil. También dijeron que:
- Barros nunca se golpeó con la reja ni empuñó una faca, la arrojaron junto a su cuerpo cuando ya lo habían matado.
- Chaparro la usó para autolesionarse.
- Cuando Barros estaba caído boca arriba, enceguecido y ahogado por el gas pimienta, sangrando y con las manos esposadas a la espalda, el agente Benítez lo tomó del cuello para estrangularlo.
- El guardiacárcel Luna saltó varias veces sobre su pecho, otro al que llaman El Gallego le pateó los genitales y el oficial Mario le cacheteó la cara. Varios le patearon la cabeza. En total participaron del asesinato diez u once, entre ellos uno a quien conocen como Chino o Ken. “Era un tumulto de guardias”.
- Un oficial Silva les hizo firmar un parte que no pudieron leer y les dijo que cuando les preguntaran dijeran que después de amenazar al personal con una faca se golpeó contra la reja.
Recién entonces, Casal puso en disponibilidad a sus camaradas penitenciarios, recibió a la familia de Barros, bajó del helicóptero en la cancha de Racing y anunció con Scioli un nuevo Operativo Distracción. ( aqui la fuente)

3 feb. 2012

apostillas al post anterior...institucionales...




Inauguración del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano”  

CONSTITUCIÓN DEL CENTRO SUDAMERICANO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS PARA LA DEFENSA

 

 

 

 

 

 

 

 

un escrito. defensa. Malvinas. notas.


los militares como grupo social y su inscripcion en el Estado y la sociedad argentina. batallas intelectuales y politicas por la construccion de un objeto de estudio en las ciencias sociales


Por German Soprano
(fragmentos)
Si efectuamos una revisión de las ponencias en eventos académicos consagrados en la Argentina, tales como las Jornadas Interescuelas-Departamentos de Historia, las Jornadas de Sociología de la Universidad de Buenos Aires o las de la Universidad Nacional de La Plata, verificaremos la inexistencia de mesas, simposios o grupos de trabajo (no así de ponencias aisladas) destinados a tratar específicamente a los militares como grupo social. En tanto que en el Congreso Nacional de Ciencia Política, organizado por la Sociedad Argentina de Análisis Político, este tipo de trabajos es marginal y cuando existen se relacionan con el estudio del instrumento militar de la política de defensa y su localización en la política exterior. Por su parte, los eventos académicos del campo de las relaciones internacionales suelen ser los ámbitos donde se encuentran investigaciones relacionadas con la defensa nacional y –sobre todo desde los sucesos del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos- con los llamados procesos de securitización hemisférica. Excepcionalmente en 2003 CLACSO promovió el concurso “El papel de las Fuerzas Armadas en América Latina y el Caribe”. Tampoco hay revistas especializadas ni centros de investigación universitarios o de CONICET que tengan por objeto el estudio sociológico, politológico historiográfico o antropológico de los militares como grupo social o de las Fuerzas Armadas como institución, aún cuando, sí, hay instituciones que desarrollan investigaciones en temas defensa nacional y relaciones internacionales donde eventualmente es o puede ser abordada esta población como objeto. Sólo el Ministerio de Defensa y las respectivas Escuelas Superiores de Guerra de las FFAA y la Escuela de Guerra Conjunta producen publicaciones especializadas en temas de defensa y estrategia y, en el ámbito del Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, en mayo de 2010 se creó “Cuadernos de Marte. Revista de Sociología de la Guerra”.

Contribuciones al estudio de los militares como grupo social. Un (posible) ordenamiento en el estado del arte. 

Antes de introducirnos en la presentación de este estado del arte -y aunque en un caso no caen dentro de nuestro recorte temporal y en el otro en el recorte temático- quisiera efectuar dos consideraciones preeliminares relativas a autores y textos relacionados con nuestro objeto. En primer lugar, nos referiremos a la impronta señera de un puñado de investigaciones de los años previos a 1983. Por un lado, los estudios históricos de Darío Cantón (1971) y Miguel Scenna (1980) y de dos académicos extranjeros, Robert Potash y Alain Rouquié (publicados en Argentina entre 1971/1994 y 1981/1982, respectivamente) abordando las intervenciones efectuadas en la política, fundamentalmente, por el Ejército entre 1930 y 1976 y, en menor medida, por la Armada y la Fuerza Aérea. Entre las décadas de 1970 y 1980 estos trabajos fueron una referencia solitaria en el estudio sobre las relaciones entre política nacional y Fuerzas Armadas e, incluso hoy, son de consulta ineludible. Por otro lado, hay dos originales y poco conocidas investigaciones sociológicas -de notable impronta “germaniana”- que indagaron en la inscripción de los militares al interior de los grupos dirigentes nacionales –la de José Luís Imaz (1964)- y un estudio que comprende a los integrantes de las FFAA como grupo social, dando cuenta de sus actitudes y opiniones ante situaciones político-sociales críticas ocurridas en la Argentina de las décadas de 1940 y 1960 –que fuera efectuada por Jorge Ochoa de Eguileor y Virgilio R. Beltrán (1968). Hoy todavía es posible sostener que los aportes metodológicos cuali y cuantitativos hechos otrora por Potash, Rouquié, Ochoa de Eguileor y Beltrán, así como sus contribuciones sustantivas al conocimiento histórico y sociológico de los militares, no han sido suficientemente discutidos por nuevas investigaciones destinadas a cuestionar o bien a profundizar en sus enfoques y/o la definición de su agenda de temas y fuentes de información. ¿Por qué? Básicamente porque consiguieron desarrollar un análisis erudito centrado en las perspectivas y experiencias de los militares en sus intervenciones en la política nacional, pero atendiendo de cerca de las representaciones sociales que tenían de sí mismos, sus relaciones con dirigentes civiles de la época, a la dinámica de alianzas y conflictos personales, profesionales, corporativos, políticos e institucionales internos. Finalmente están los estudios de Guillermo O´Donnell sobre el rol de las Fuerzas Armadas en la configuración del Estado burocrático-autoritario y en la modernización del capitalismo periférico. Si bien sus trabajos fueron difundidos desde 1983, sus primeras definiciones y resultados fueron de comienzos de la década de 1970 y difundidos como documentos por Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), en Desarrollo Económico: Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES) y en publicaciones académicas de los Estados Unidos, Francia, México y Brasil En segundo lugar, cabe citar investigaciones económico-sociales de los años ochenta, centradas en el estudio de los grupos económicos y empresas transnacionales que definieron el programa neoliberal de transformación radical de la estructura y economía de la sociedad argentina durante el Proceso de Reorganización Nacional (PRN).Estos trabajos asumieron una perspectiva muy generalizada en la época según la cual las Fuerzas Armadas operaron básica y unívocamente como el instrumento represivo que generó las condiciones materiales y subjetivas para la concreción del mencionado programa. La población-objeto de análisis de estos estudios no eran los militares, sino los poderosos actores económicos que intervinieron como mentores y orientadores políticos de los cambios producidos por el PRN. Sin embargo, las mencionamos porque (y quizá a pesar suyo) forjaron una difundida interpretación instrumentalista sobre la capacidad de agencia de los miembros Fuerzas Armadas, esto es, pensándola como un actor social puesto exclusivamente al servicio de los grandes capitales locales y transnacionales, carentes de especificidad o autonomía. Hecha estas aclaraciones, los textos académicos relativos al estudio de los militares producidos desde 1983 podrían ordenarse de acuerdo con la enumeración de los siguientes agrupamientos que evidencian ciertas afinidades temáticas entre sus autores, de enfoques y métodos teóricos y/o disciplinares, o bien relacionadas con sus adscripciones institucionales. El esfuerzo analítico invertido en este ordenamiento o estado del arte seguramente estará sesgado por el objetivo del presente trabajo: direccionar estas contribuciones plurales en función de un conocimiento de los militares como grupo en su inscripción en el Estado y la sociedad argentina.
2.1. Primer Grupo: Historia de liderazgos y formaciones militares en el siglo XIX.
Este grupo incluye a investigadores que han referido a su participación en las Invasiones Inglesas, la Guerra de Independencia, las Guerras Civiles, la producción del orden social en los Estados provinciales y en la emergente organización nacional, en la denominada Guerra de la Triple Alianza, en la custodia de las fronteras y el combate contra los indígenas. Si bien aquí hemos agrupado un conjunto heterogéneo de analistas sociales, cabría distinguir al menos dos subgrupos en su interior, pues sólo la arbitraria organización del estado del arte ha disuelto en esta totalidad decimonónica el perfil de aquellos que se autodefinen y reconocen como un grupo de especialistas singular y entre los cuales existente permanente e intensos niveles de interlocución.

 2.2. Segundo Grupo: Análisis de la intervención militar en la política nacional.

2.3. Tercer Grupo: Las relaciones cívico-militares.

2.4. Cuarto Grupo: La definición del instrumento militar de la defensa nacional.

2.5. Quinto Grupo: La política de defensa en la política exterior argentina

Comprenderlos en la producción y actualización de relaciones de género, generacionales, de clases sociales o étnicas, tanto en su participación como miembros de las Fuerzas como en sus interlocuciones diarias con civiles. Reconocer sus intercambios con vecinos, co-provincianos, con profesores y estudiantes en los ámbitos civiles donde realizan estudios. Identificar sus opiniones frente a determinados personajes públicos, procesos y eventos carácter social, económico, político y/o cultural que perciben y experimentan tanto como otros hombres y mujeres. Un esfuerzo intelectual de este tipo, sin dudas, supone la apuesta por un enfoque y métodos que establezcan situacionalmente qué determinaciones sociales que orientan el comportamiento de los militares son producto de las representaciones, la organización y la sociabilidad que los singulariza como grupo e institución. Hasta el momento, sin embargo, las ciencias sociales han centrado sus preocupaciones y explicaciones teóricas y sustantivas destacando, casi linealmente, dos visiones contrapuestas. Una que mira el accionar de los militares de un modo subordinado a la agencia e intereses de otros grupos sociales, tales como las clases dominantes locales y trasnacionales, la dirigencia política y castrense norteamericana o la Iglesia católica. Y otra que enfoca su autonomía corporativa por fuera del Estado, de la sociedad nacional y respecto del poder político civil. En este sentido, sólo el análisis historiográfico de los liderazgos y formaciones militares en el siglo XIX ha explorado en la inscripción de los militares en las coordenadas sociales y culturales más amplias de las configuraciones estatales y societales de la época, manteniendo una tensión analítica productiva entre la explicación por la autonomía y la heteronomía de lo militar.

La persistencia de esos enfoques que al estudiar a los militares destacan exclusivamente sus intervenciones autoritarias y represivas y su autonomía corporativa, terminan por invisibilizar otros problemas e hipótesis y dimensiones sustantivas que convendría explorar en el pasado y el presente. En este sentido, la realización de investigaciones que den cuenta simultáneamente de la singularidad social y cultural de los militares y de aquello que comparten con otros individuos y grupos de la sociedad argentina, todavía constituye un desafío a concretar en la agenda de las ciencias sociales. Para dar cuenta de ello, es preciso enfrentar la influyente presencia de esos abordajes teóricos y del sentido común académico que se sirven explícita o implícitamente de una lógica binaria que -de antemano- define estereotipos por medio de la afirmación de un “ellos” (los militares) versus un “nosotros”, los “enemigos” vs. “amigos”, los que encarnan “el mal” o “el bien”. Esos posicionamientos intelectuales revelan la incidencia activa de procesos anclados en el desarrollo de la historia reciente (y quien escribe estas líneas no puede sustraerse de ella) movilizando en forma apriorística ciertas elecciones teóricas y políticas que condicionan interpretaciones sustantivas. De allí que hayamos aludido en un comienzo a las batallas políticas e intelectuales dirimidas en torno de la definición de este objeto. No creo que haya respuestas únicas a este desafío, en nada sencillo por razones epistemológicas, políticas y éticas. Sin embargo, cualquiera fuese la opción demandará de una concepción del compromiso intelectual y político en la lucha contra el autoritarismo y en favor de la democracia que no vede la concreción de un análisis crítico y desprejuiciado sobre cualquiera de las dimensiones implicadas en el estudio de los militares en la Argentina.

(aqui el escrito completo en PDF)

notas relacionadas...(?)

-Analizan como mejorar la capacitacion militar

-El valor de una capacidad disuasiva 

-Dos meses para el 2 de abril

-Adios a las armas

-Mas diplomacia menos armas






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...