30 sept. 2012

reflexiones de la base ( I )



Se trata de llevar las cosas hasta el limite de lo posible, única forma conocida hasta ahora, para anclar en la realidad una transformación efectiva. En todo caso, de tener éxito, se estaría en condiciones de ir por los imposibles…e incluso asumir el riesgo de merecerlos. No se trata de justificar los errores o fracasos, a veces graves, sino de comprender el infinito camino de ricas contradicciones que plantea la acción política transformadora…..avanzando en múltiples direcciones con diversa suerte, gestionando lo que hay con las fuerzas disponibles,….acumulando masa y volumen político allí donde la correlación de fuerzas y la estrategia exigen y permiten el salto, el cambio, el quiebre. Se sabe la carencia, no se es inmune al dolor que todavía la injusticia provoca en millones de personas. Es precisamente ese impulso de la sensibilidad el que permite apreciar los costos sociales que toda grave modificación de la realidad supone y enseña. El gradualismo se nos impone casi como un bien sagrado de estos tiempos,…sin ingenuidades y con un sentido revolucionario. El tramo largo de la historia exige trabajo, paciencia, organización y sobre todo una gran asunción de humildad en el convencimiento de que son varias las generaciones que construyen y cada una tiene su tiempo, sus glorias y sus noches. Los antiguos le llamaban Trascendencia. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

ni se te ocurra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...